Debido al debate generado estos días en torno a RE/MAX, decidimos consultar a una Martillera de la red para que nos de su opinión sobre el tema.

Aquí sus conclusiones

Mucho costó en la República Argentina lograr la colegiación obligatoria de las distintas profesiones. El tema fue judicializado llegando inclusive hasta la mismísima Comisión Interamericana de Derechos Humanos[i].

Ante los embates judiciales de la colegiación obligatoria, sostuvo nuestro Máximo Tribunal de nuestro país que: “La experiencia demuestra que los organismos profesionales, en los cuales se delega el gobierno de las profesiones, con el control de su ejercicio regular y un régimen adecuado de disciplina son prenda de acierto de su segundad. Sus propios miembros están en condiciones de ejercer mejor la vigilancia permanente e inmediata, con un incuestionable sentido de responsabilidad, porque están directamente interesados en mantener el prestigio de la profesión y se les reconoce autoridad para vigilar la conducta ética en el ejercicio de aquella” (Fallos, 203: 129).

Ese largo camino fue muy cuestionado por distintos profesionales que veían en la colegiación obligatoria una conculcación de derechos individuales y una indebida delegación de prerrogativas estatales a una persona de derecho privado.

Pero luego de tanto batallar finalmente la colegiación es un hecho desde hace varios años postura que al menos la suscripta enrola. Los colegios profesionales son el mejor camino para defender la profesión, difundir su ética y jerarquizarla.

Dese lo personal trabajo desde muy joven. Me vine de mi Córdoba natal a la gran ciudad de muy chica para poder progresar.         

Nunca me quedé quieta y como buena baby boomer[ii] que soy sabía que el esfuerzo y el mérito eran esenciales para progresar. Estudie ya entrada en años para corredora no sin antes trabajar incansablemente en distintos rubros y orgullosamente me recibí. En ese camino descubrí que el ejercicio de la profesión como enseñaban en los claustros educacionales era arcaico en relación al avance del mercado y de los países avanzados. Y así fue como me topé con RE/MAX y me enamoré del sistema. Nos brindaban servicios extraordinarios para desarrollar nuestra profesión y para ayudar a miles de personas en la Argentina y a cientos de miles alrededor del mundo[iii]. Fue disruptivo en el mercado argentino mejorando inclusive a los corredores tradicionales muchos de los cuales copian el sistema que brinda. RE/MAX fue un bálsamo de oportunidades para todos los corredores que adherían a su sistema.

Sin conocer demasiado las internas con los colegios desde que comencé a desarrollarme recibí insultos, amenazas, escraches, denuncias administrativas insólitas del colegio de Capital y Provincia y cuanta persecución se puedan imaginar. Lo paradójico es que la misma competencia comercial que aborrece a corredores exitosos es la que integra los tribunales de disciplina que finalmente te juzga.

Era y soy una corredora discriminada porque en mi ejercicio profesional me había adherido a los servicios conexos que brindaba RE/MAX como existen otras redes que usan los corredores (Totalprop, S.O.M, Top Inmobiliario entre otros).

RE/MAX molestaba a los corredores tradicionales porque vino a modernizar el mercado captando (con sus servicios) a los corredores lo que para algunas personas significaba una “disminución” de su trabajo. Para los distintos colegios de corredores no se trata de defender la profesión sino de un problema de competencia comercial. RE/MAX significa una ayuda para corredores inmobiliarios que “amenazan el statu quo” dominante. Los corredores inmobiliarios tradicionales ven en los colegas que trabajan en este sistema personas que “les quitan trabajo” como si su desaparición mágica como sueñan inmediatamente haría que dejen de tener procedimientos de hace 50 años que no piensan en el cliente, que precarizan el ejercicio profesional y sobre todo que como toda elite lo único que hace es concentrar el poder en pocas inmobiliarias/corredores.

He aquí el problema.

            Pero, volviendo a los colegios profesionales se trata de una persona de derecho público por delegación estatal. El Colegio no es una asociación (art. 14 Const. Nacional), que se integra con la adhesión libre y espontánea de cada componente, sino una entidad destinada a cumplir fines públicos que originariamente pertenecen al Estado, y que éste por delegación, circunstanciada normativamente, transfiere a la institución que crea para el gobierno de la matrícula y el régimen disciplinario de todos los corredores.

En este orden se puede decir que el colegio de corredores cumple función estatal delegada.

            Siguiendo dicha lógica, desde que utilizo los servicios de RE/MAX fui víctima de una PERSECUCIÓN PARAESTATAL. Se bastardea el noble fin que tuvieron en miras los que conformaron los colegios o consejos profesionales y finalmente se criminaliza la profesión sino estas enrolado en el statu quo.  

En un poco más de tres años recibí más de cinco denuncias administrativas de los colegios por cuestiones absurdas. He asistido a centenares de escraches mediáticos donde aquellos que adherimos a la red RE/MAX se nos sindica de “ilegales”; he visto la radicación de acciones judiciales colectivas en CABA, Lomas de Zamora, La Plata; denuncias penales, causas contenciosas y recientemente pretendieron confundir a la opinión pública con una resolución administrativa del inefable Inspector General de Justicia que nada, pero nada tiene que ver con mi profesión de corredora. Desde que se produjo esta resolución los corredores cercanos a los colegios o que se creyeron el discurso de “nos quitan trabajo” no hacen más que atacar a los colegas tachándolos de “ilegales” porque lo “dijo” la IGJ organismo que carece de toda competencia para expedirse en cuestiones relativas al ejercicio profesional de corredor.

Independientemente de la resolución subrepticia de IGJ que ninguna relación guarda con los corredores, reitero, estamos en presencia de una persecución paraestatal ilícita, mediática y corporativa de un grupo de corredores inmobiliarios que utilizando el noble fin de la colegiación para perpetrar la posible comisión del delito de persecución u hostigamiento.

Se nos discrimina de un modo burdo apelando a latiguillos trillados demodé como “la profesión no se franquicia”, “los únicos que pueden hacer acto de corretaje son los corredores matriculados”, etc, todos argumentos efectistas que chocan de frente con la realidad del sistema. En efecto, todos los corredores inmobiliarios antes y ahora tienen vendedores o colaboradores que los ayudan en sus operaciones de corretaje. Los agentes inmobiliarios no son ni más ni menos que eso. Ningún acto de corretaje se hace sin la firma o supervisión del corredor, pero lo que molesta no es esto sino que los corredores adheridos a la firma RE/MAX se destacan y van ganando confianza entre los consumidores por el enorme trabajo que desarrollamos.

Los corredores inmobiliarios adheridos a la red RE/MAX no somos ilegales, no franquiciamos la profesión, no eludimos la ley de ninguna forma y prueba de ello es que los colegios de corredores no hacen otra cosa que cobrarnos la matrícula y aportes previsionales siendo los que más aportamos porque sencillamente somos los que más vendemos. Somos “ilegales” para trabajar, pero no lo somos para “pagarles sus tributos”. “Franquiciamos la profesión” pero no tienen problemas en hacer operaciones con nosotros ante cada oportunidad. Utilizan el dinero de nuestro aporte para armar una aceitada maquinaria persecutoria contra los corredores adheridos a la red RE/MAX. Gastan no solo nuestro dinero sino el de todos los matriculados para perseguir a la modernidad.

Un sinsentido en sí mismo.

En conclusión, se me discrimina por estar adherida a la red RE/MAX, se me promueven acciones administrativas y judiciales, soy víctima de escraches mientras los colegios legislan para perjudicar a un grupo de corredores, utilizan los fondos de todos para ello y encarnan una persecución paraestatal aprovechando la legitimad que le delegó el Estado para el cuidado de la matrícula. Todo ello con fines que en apariencia son legítimos, pero a poco que se desmenuzan sus argumentos se comprueba su ilicitud.

Soy corredora orgullosa adherida a la red RE/MAX que trabaja honestamente brindando el mejor servicio posible.         


[i] “Ferrari c/Gobierno Nacional”.

[ii] Los baby boomers son la cohorte demográfica que sigue a la generación silenciosa y que precede a la generación X. La generación se define generalmente como las personas nacidas entre 1946 y 1964, durante la explosión de natalidad posterior a la Segunda Guerra Mundial.

[iii] RE/MAX tiene presencia en más de 110 países no entendiéndose porque en Argentina se resiste tanto el cambio.

Summary
🔥 Criminalización de la profesión por parte de los Colegios de Martilleros.
Article Name
🔥 Criminalización de la profesión por parte de los Colegios de Martilleros.
Description
✅ la profesión no se franquicia”, “los únicos que pueden hacer acto de corretaje son los corredores matriculados.✅ Los corredores inmobiliarios adheridos a la red RE/MAX no somos ilegales
Author

Te gusto? Compartela con tus amigos!

391
18 Compartidas, 391 points
Agentes Inmobiliarios
Agentes inmobiliarios 🔥 Portal coloborativo. Subí tus notas 👉🏻 herramientas para agentes inmobiliarios 🥇 #agentesinmobiliarios

Cuál es tú reacción?

Guau Guau
153
Guau
Muy buena Muy buena
61
Muy buena
geeky geeky
300
geeky
love love
218
love

Comentarios

Comentarios

Choose A Format
Story
Formatted Text with Embeds and Visuals
Video
Youtube, Vimeo or Vine Embeds
Image
Photo or GIF