Skip to content
Agentes Inmobiliarios

Bienes Personales al mercado inmobiliario

Con los cambios en los mínimos, son más los propietarios que están exentos de pagar el gravamen. Los expertos analizan el efecto de esta medida en el sector, quiénes se beneficiaron y quiénes aún son afectados. ¿Cómo calcular si se debe pagar el impuesto?

El 2021 terminó con cambios en el impuesto de Bienes Personales. No solo se incrementó de $2 millones a $6 millones el valor del patrimonio más bajo alcanzado por el impuesto, sino que se actualizó el valor exento de la vivienda que pasó de $18 millones a $30 millones. Es decir, que el tributo no afecta a las propiedades por debajo de esa cifra y las que la superen, abonarán sólo el valor excedente. ¿Cómo impacta en el mercado de bienes raíces? 

“Es una medida que tiene impacto positivo para los propietarios que tienen inmuebles en el país. Los departamentos, casas y PHs de hasta tres ambientes y en muchos casos tomando los valores de las unidades de 4 ambientes van a estar exentos de abonar el mismo”, explica Fabián Achaval CEO de la inmobiliaria homónima.

¿Cómo se calcula si el inmueble debe o no pagar Bienes Personales? La cuenta es muy sencilla: hay que convertir el valor en pesos a dólares tomando como referencia la cotización oficial del Banco Central. Así, el número en divisa estadounidense es de USD 278.000. Precio que, según los especialistas, sirve para comprarse hasta un departamento de cuatro ambientes en barrios como Caballito o Palermo. 

A su vez, esta cifra se encuentra por encima de los valores promedios de unidades de 2 y 3 ambientes en CABA que, según los datos de Zonaprop, valen USD 122.503 y USD 174.538, respectivamente.

Los que van a tener menos alivio son los propietarios de departamentos de menos de 10 años, las torres Premium, los barrios como Recoleta, Barrio Parque, Belgrano y Puerto Madero. Aunque así todo deberán pagar un diferencial que ahora será menor”, remarca Achaval.

Index

    ¿Para quiénes es una mala señal?

    Los que tienen inmuebles en el exterior sin dudas son los perjudicados. En estos casos la alícuota pasa de 0,70 a 2,25. Pero para un gran grupo de propietarios es un alivio muy importante”, finaliza el inmobiliario.

    Así, por ejemplo, quien tenga un inmueble en Uruguay de USD 170.000 (es decir que supera los $18.000.000) debe abonar de impuestos a Bienes Personales 2,25%, cuándo ese número era antes de 1,25%. Es decir que anualmente deberá pagar una suma en dólares de USD 3400.

    Para los inmobiliarios se trata de un alivio impositivo, ya que se calcula que se pasó de un 80% de exentos a un 90%, aunque ciertos expertos explican que puede sumar malestar sobre todo al mercado inmobiliario más Premium.

    En ese sentido, Federico González Roucco, economista especializado en el mundo de Real Estate, desarrolla: “Creo que no es lineal el impacto, porque el cambio tiene dos caras. Por un lado, aumenta el mínimo no imponible para las escalas más bajas, pero aumenta la alícuota para las más altas, así que es mixto el resultado”. “De cualquier manera, la señal de cómo fue la discusión del impuesto creo que no es buena, con el Frente de Todos buscando aumentar la alícuota apenas se pudo”, agrega.

    Según fuentes oficiales, durante el 2020 un millón de personas presentaron la declaración jurada con bienes superiores a los $2 millones, aunque de ellos solo 600.000 abonaron el impuesto. Con el nuevo piso de $6 millones, se estima que unas 450 mil personas dejarán de pagar el tributo.

    Por: Belén Fernández.

    Comentarios